'SUMMER PUDDING': UN PASTEL BRITÁNICO DE FRUTAS ROJAS PARA EL VERANO


 Cuentan que este pudding británico con fruta de verano como ingrediente principal aparece con el cambio de siglo, del XIX al XX, con el curioso nombre de pudding hidropático -sea eso lo que sea- porque se les ofrecía a las damas en los balnearios en sustitución de los puddings más populares (y mucho más calóricos, ya que llevaban sebo de res, entre otras cosas).

Como se ve en la foto, el pudding tiene paredes, fondo y tapa de pan empapado en los jugos de la fruta, que le dan ese color rabiosamente fucsia. El relleno no es más que fruta endulzada y ablandada, que derrama al abrir el pudding todos los jugos que no ha absorbido el pan, pero en mi versión le pongo algo de gelatina para que el relleno tenga una consistencia un poco más firme, a riesgo de que los británicos me retiren la palabra. Qué sé yo, me da un poco de pena ver hundirse el pudding en cuanto lo abres hasta convertirse en una masa informe sobre la fuente, me resulta poco elegante. No obstante, si preferís la versión más genuina y desparramada, prescindid de la gelatina; y si queréis rizar el rizo de la golosina, servid el pudding con crema inglesa o incluso helado de vainilla.

Dificultad

Escasa, la de conseguir uno de esos moldes de flan con tapa que usaba tu abuela.

Ingredientes

Para 4 personas

  • Pan tipo brioche o pan de molde firme
  • 650-700 g de frutas rojas variadas, fresas, frambuesas, grosellas, arándanos, etc.
  • 140 g de azúcar
  • 1 cdta de extracto de vainilla
  • 2 cdas de agua fría
  • 1 cda de gelatina en polvo (alrededor de cuatro hojas de gelatina, aunque no todas las gelatinas son iguales)

Preparación

  1. Lavar y escurrir bien la fruta en un colador. Ponerla en un cazo, agregar el azúcar y calentar a fuego bajo.

  2. Cocer muy suavemente, hasta que la fruta esté blanda y haya exudado mucho líquido, unos cinco minutos.

  3. Mientras la fruta acaba de cocer, hidratar la gelatina en el agua fría.

  4. Retirar el cazo del fuego y pasar el contenido por un colador, recogiendo el líquido caliente en un bol. Agregar la gelatina hidratada (escurrida del agua si usas hojas), remover para que se disuelva en el líquido caliente y añadir el extracto de vainilla.

  5. Forrar con film de cocina un molde de pudding con tapa de un litro de capacidad.

  6. Cortar una rebanada del pan, con o sin la corteza, y recortar una pieza redonda que encaje en el fondo del molde; usar el propio molde para marcar el círculo en el pan. Pasar el pan por el líquido de las frutas para empaparlo y asentarlo en el fondo.

  7. Para cubrir las paredes del molde, cortar rebanadas de forma trapezoidal que vayan cubriendo el lateral sin dejar huecos, que lleguen justo hasta el borde del molde, empapando cada porción en el líquido antes de colocarla.

  8. Si queda algún hueco entre las porciones, rellenar con pedazos pequeños de pan.

  9. Pasar la fruta del colador al molde y rellenar con el líquido sobrante, dejando una pequeña porción para mojar la tapa del pudding.

  10. Cortar más porciones de pan para tapar la fruta, recortando los pedazos que haga falta para cubrirla toda, y bañar con el líquido reservado.

  11. Volver sobre el contenido los pedazos de plástico de cocina que hubieran quedado colgando y tapar.

  12. Dejar enfriar del todo a temperatura ambiente y después reposar en la nevera toda una noche para que la gelatina cuaje.

  13. Al día siguiente, quitar la tapa y el plástico que cubre el fondo del pudding, invertir el molde sobre un plato amplio, retirar molde y film y servir.

Iklan Atas Artikel

Iklan Bawah Artikel