Tarta Red Velvet


La Red Velvet, una tarta de película, inconfundible por el contraste del color rojo del bizcocho con las capas blancas del glaseado de queso y mantequilla.

Esta famosa tarta norteamericana, también llamada tarta de terciopelo rojo está totalmente integrada en nuestras celebraciones y espacios gastronómicos digitales, por lo fotogénica que resulta. Pero tengo que decir que lo mejor no es su apariencia, sino su sabor, que encandila incluso a los menos golosos.

Ahora se usa colorante alimentario rojo para conseguir este bonito e intenso color, pero parece que inicialmente era un rojo más suave, fruto de una reacción química natural del bicarbonato y el buttermilk con el cacao. Después de la segunda guerra mundial y debido a la escasez de azúcar, algunos pasteleros comenzaron a añadir crema de remolacha para dar dulzor y conseguir una mayor esponjosidad y humedad en los bizcochos. Con ello también lograron un color rojo intenso mejorando así el aspecto en estas creaciones. Sin duda, el boom americano de este pastel de terciopelo rojo fue en los años 40, pero Hollywood la puso de nuevo de moda, incluso a nivel internacional, en la película Magnolias de Acero.


Información de la receta

  • Tiempo de preparación: 45 minutos
  • Tiempo de cocción: 50 minutos
  • Tiempo montaje: 15 minutos
  • Tiempo total: 1 hora y 15 minutos
  • Raciones: 10
  • Categoría: repostería
  • Tipo de cocina: internacional
  • Calorías: 680 kcal por ración

Ingredientes de la tarta Red Velvet para 10 personas

Para el bizcocho:

  • 200 ml de AOVE
  • 150 g de azúcar
  • 2 huevos
  • 250 g de harina de repostería
  • 30 g de cacao
  • 240 ml de buttermilk o suero de leche
  • 2 cucharadas de vinagre blanco
  • 2 cucharadas de colorante alimentario rojo
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 5 ml de pasta de vainilla
  • 7 g de levadura en polvo

Para la crema de queso:

  • 200 g de mantequilla
  • 200 g de queso crema
  • 100 g de nata montada
  • 200 g de azúcar glasé
  • Sal

Resumen fácil de preparación

  1. Preparamos todos los ingredientes y los dejamos a temperatura ambiente
  2. Encendemos el horno y empezamos preparando el bizcocho
  3. Mezclamos los ingredientes secos y los tamizamos todos juntos
  4. Aparte batimos en un bol, el aceite, los huevos, el buttermilk, el vinagre, la esencia de vainilla y el colorante
  5. Le vamos añadiendo los ingredientes secos en tres veces, poco a poco y sin dejar de remover
  6. Añadimos al final el bicarbonato, mezclamos y echamos la masa en el molde previamente engrasado
  7. Horneamos a 180ºC durante 50 minutos
  8. Dejamos enfriar en una rejilla
  9. Preparamos la crema de queso mezclando la mantequilla con el azúcar y cuando esté cremosa añadimos el queso
  10. Finalmente incorporamos la nata montada y reservamos en la nevera unos minutos
  11. Nivelamos el bizcocho por arriba cortándole la parte abombada
  12. Lo cortamos en tres discos del mismo tamaño
  13. Montamos la tarta alternando capas de bizcocho con la crema de queso
  14. Recubrimos los laterales con el glaseado ayudándonos de una espátula para extenderla de manera uniforme
  15. Decoramos con las migas del bizcocho que habíamos retirado para unificar los discos
  16. Y la guardamos en la nevera, mínimo un par de horas antes de degustarla, para que se intensifique e impregnen bien los sabores

 

Iklan Atas Artikel

Iklan Bawah Artikel