Receta de pasta con salteado de calamares de Martín Berasategui

Un plato marinero con el delicioso toque del tomate y la socorrida y nutritiva pasta»


Ingredientes para 4 personas:

  • 350 g de pasta

  • 1 pizca de guindilla cayena

  • 2 dientes de ajo picados

  • 2 cebolletas picadas

  • 400 g de calamares frescos limpios y cortados en tiras longitudinales

  • 200 g de salsa de tomate

  • 40 g de aceite de oliva virgen extra

  • Sal

Elaboración:

  1. 1

    Poner abundante agua en una cazuela tapada, sazonada a razón de 10 g de sal por litro de agua. En el momento que hierva, añadiremos la pasta dejándola hervir a fuego suave, para no correr el riesgo de que se nos pegue al fondo, por espacio aproximado de 8/10 minutos.

  2. 2

    El tiempo de cocción dependerá de sí utilizamos pasta seca o fresca o de sí utilizamos pastas elaboradas con harinas blancas o integrales. De todas formas es importante dejarse guiar por los tiempos de cocción recomendados en los envases por los distintos fabricantes.

  3. 3

    Mientras cocemos la pasta hacemos el resto. En una sartén, añadimos el aceite de oliva y calentamos suavemente con la pizca de guindilla cayena. Subimos el fuego y añadimos el ajo y la cebolleta, dejando que se dore unos dos minutos, de forma que quede tierna. Entonces añadimos los calamares frescos cortados en tiras y los salteamos junto con la verdura unos dos minutos, de forma que suelten ligeramente su jugo y queden tiernos. Sazonamos. Añadimos la salsa de tomate y dejamos que reduzca al fuego otros dos minutos, suavemente, rectificando la sal si fuera necesario.

Acabado y presentación:

  1. 1

    Escurrimos entonces la pasta, pasado el tiempo de cocción y la añadimos al sofrito marinero anteriormente confeccionado. Podemos espolvorearla con unas hojas de perejil enteras si son pequeñas, o en tiras si son más grandes. Servimos bien caliente.

Mi recomendación es la de usar pastas de la mejor calidad, a poder ser elaboradas con harinas completas y huevos frescos. Mucho más beneficiosas para la salud y desde luego igual de ricas y sabrosas.

Otro consejo es utilizar calamares congelados de buena calidad en sustitución de los frescos. Además suelen ser más tiernos e igual de sabrosos… ¡y más baratos!

Muchas veces retiramos la piel de los calamares para cocinarlos. Es un error. Si está limpia y entera, aporta sabor y color al plato.

Iklan Atas Artikel

Iklan Bawah Artikel