Aprende a hacer una rica gelatina de mosaico con crema con una receta fácil

Es una gelatina que siempre roba la atención porque es sumamente deliciosa



Sabemos que todavía estamos lejos del fin de semana, pero la verdad es que cuando se está empezando la temporada vacacional, los cumpleaños brotan como margaritas y francamente, todos nos sentimos mucho más comprometidos de lo normal y por esta razón, siempre es bueno tener recetas a la mano, porque a falta de regalos, los postres siempre son muy bienvenidos por todo mundo porque se percibe como si regalaras alegría. 

La verdad es que sí, los postres siempre nos sacan de apuros. Ya sea de hambre, antojo o para regalárselos a alguien más. Así que si de pura casualidad tienes tiempo de hacer uno, pues no pierdas más el tiempo, porque siempre será una gran idea. Sobre todo ahora, que llueve mucho y que si no te quieres mojar, tengas algo en qué aprovechar el tiempo para que presumas el resultado con los que viven en casa o tus amigas el fin de semana. 

Por eso, hoy quisimos compartir contigo, nada más y nada menos que una receta para hacer una gelatina que siempre roba la atención porque es bien sabido por todo mundo que es deliciosa. Estamos hablando de nada más y nada menos que de la gelatina de mosaico, esa de base blanca o beige, que tiene cubitos de otras gelatinas, que le dan su colorido tan característico. Algunas personas dicen que es difícil de hacer, pero otras dicen que es mucho más fácil de lo que parece. 

¿Cómo se hace la gelatina de mosaico?

La receta que hoy te compartiremos es deliciosa, porque su base es sabor a coco y en  cuanto a los sabores de los cubitos, pues aquí te sugerimos algunos, pero en realidad puedes usar los que tú quieras. Así que no te asustes si no encuentras de estos sabores precisamente, porque todos los puedes hacer de cualquier otro sabor, de los muchos que hay en el mercado. Sólo que te sugerimos que sean sabores de agua para que contrasten con la base. 

En cuanto al molde que te sugerimos usar es uno para gelatina, pero si llegas a ocupar uno para panqué o refractario, te recomendamos que lo engrases muy bien para que a la hora de desmoldar, todo sea mucho más fácil y no te ocurran accidentes, como que se te rompa la preparación y un largo etcétera. Así que ahora que sabes todos los detalles, lo mejor es que te pongas ¡manos a la obra!

Ingredientes

  • 1 sobre de gelatina de fresa
  • 1 sobre de gelatina de uva
  • 1 sobre de gelatina de frambuesa
  • 1 sobre de gelatina de piña

Para la base

  • 1 lata de leche condensada
  • 1 caja pequeña de crema
  • 1 botella deleche de coco(200ml)
  • 1 sobre de gelatina incolora en polvo sin sabor o 12 hojas de gelatina

¿Cómo se prepara?

  1. Prepara las gelatinas de sabores según las instrucciones y luego déjalas reposar en el congelador toda la noche. 
  2. Al día siguiente, descongela y pártelas en cubitos. 
  3. Para la base, coloca en la licuadora la leche condensada, la nata y la leche de coco. Bate durante 1 minuto. 
  4. Hidrata  la gelatina incolora según las instrucciones del fabricante y añádela a la mezcla de la licuadora. Bate durante 1 minuto más.
  5. Pasa a un recipiente grande y previamente engrasado, los cuadritos de gelatina de otros sabores y luego vierte la crema de la licuadora. 
  6. Remueve suavemente con la ayuda de una cuchara, sólo para mezclar los sabores y colores.
  7. Pasa a un molde de su preferencia y refrigerar por lo menos 7 horas.
  8. Pasado el tiempo ¡Listo!

¿Con qué la puedes acompañar?

Un postre como este, lo puedes comer con yogurt, con leche condensada, con los dos alimentos juntos e incluso con pastel. Todo depende de los gustos que tengas, pero si eres muy golosa, puedes ponerle hasta chispitas de chocolate e incluso granola, si eres ligeramente más fit, así que tú inspírate una vez que la tengas en tu plato. 

Iklan Atas Artikel

Iklan Bawah Artikel