Green Friday, la propuesta sostenible de Ikea con la que cuidas tu bolsillo

La propuesta más sostenible de Ikea cuida el planeta, nos ayuda a ganar dinero y, durante unos días concretos además la cantidad será mayor. Te lo contamos



No encanta pasear por el catálogo de Ikea y descubrir sus novedades, pensar en los nuevos muebles que podemos colocar en nuestra casa y con los que podremos cambiar por completo el estilo de nuestro hogar. Escogiendo muebles que combinen la madera con los elementos metálicos lograremos un estupendo estilo industrial o buscando complementos que casen con nuestra decoración minimalista.

Por suerte para cambiar la decoración de nuestro hogar no solo podemos comprar nuevas piezas de decoración. Ikea siempre nos da ideas para transformar nuestros muebles antiguos en una opción nueva. Además de ofrecernos una sección de segunda mano para comprar y vender muebles en sus tiendas. Una iniciativa a la que ahora se suma el Green Friday de Ikea.
Ikea presenta el Green Friday, su propuesta sostenible. (Cortesía/ Ikea)

Comenzando este mismo viernes 19 de noviembre y hasta el 28 de noviembre, Ikea se compromete a hacerlo pagando un 50% extra del precio normal de recompra para socios de Ikea Family o de la Red Ikea para empresas para todos aquellos que confíen en su proyecto de economía circular deco. Una estupenda propuesta que Ikea está poniendo en marcha con la idea de poder darle una segunda vida a los muebles que sus compradores ya no quieren.

Ikea presenta el Green Friday, su propuesta sostenible. (Cortesía/ Ikea)

Evidentemente, para que esto suceda y alguien nuevo pueda tenerlos en casa, estos muebles deben cumplir con ciertas condiciones, por ejemplo estar bien montados y no haber sufrido modificaciones, de hecho existe una lista de productos que sí pueden ser recomprados, por lo que lo mejor es consultarla previamente, antes de hacernos demasiadas ilusiones.

El plan de la firma es que sea cada vez más amplia, pero tienen claro que no compran muebles que hayan sido usados en exteriores, ni siquiera los diseñados a tal fin, o complementos y artículos de decoración. Quedan fuera también los textiles, los sofás y los sillones, así como los colchones o la ropa de cama. Esto nos deja todavía una amplia variedad de productos, pues sí podemos llevar cómodas, armarios, estanterías, mesas pequeñas, aparadores y sillas (sin tapizar).

Ikea presenta el Green Friday, su propuesta sostenible. (Cortesía/ Ikea)

A través de las herramientas desarrolladas a tal efecto, el usuario puede tener una estimación de la cantidad que recibirá por su mueble antiguo, que será abonada en forma de crédito Ikea, es decir se le entregará una tarjeta con una cantidad que podrá emplear para pagar nuevas opciones dentro de la tienda. Una vez hecho esto, hay que llevar el mueble, limpio y armado hasta la tienda más Ikea más cercana y allí, pudiendo verlo en persona, se fijará el precio final de la recompra.

Esta es solo una más de las muchas medidas que la tienda de decoración lleva tiempo tomando pensando en hacer del planeta un lugar mejor. Darle una segunda vida a sus muebles, escoger materiales sostenibles, elaborar sus productos de una forma responsable con el medio ambiente, contribuir en la medida de lo posible a mejorar la economía de personas y sociedades que lo están pasando mal… Ahora podemos comprar -y vender- muebles de segunda mano, que la propia tienda nos asegura que estarán en las mejores condiciones y funcionando a la perfección, pues de no ser así no se habrían ofrecido a comprarlos. Además, durante los días señalados podremos ganar un dinero extra.



Iklan Atas Artikel

Iklan Bawah Artikel